Como cualquier persona al cargo de un nuevo proyecto web y ansioso por el feedback positivo, no he dejado de comprobar las visitas de esta vuestra nueva página desde el sábado que se estrenó.

No quiero aburrirte con estadísticas, números, tasas de rebote o posicionamiento SEO, pero al ver que ya hemos recibido visitas desde buscadores, me he acordado de un tipo de entrada de blog ya en desuso debido a las nuevas tendencias de privacidad.

Me refiero a los ¿Cómo llegan a mi web desde Google?

Eran otros tiempos. La web estaba en su más tierna adolescencia, y la conocida entonces como blogosfera estaba dando sus primeros pasos. Aquellos blogueros primigenios, cuando estaban sin ideas, recurrían a un tipo de artículo muy divertido que consistía en enumerar y comentar los términos de búsqueda que usaban tus visitantes para llegar a tu página web.

Se trataba de artículos rápidos, curiosos y muy humorísticos, que eran capaces de hacerte reír a carcajadas mientras ibas perdiendo la fe en la humanidad. Con búsquedas como éstas, no es que hubiera otra opción.

  • Adolescente jugando con un consolador que se pega al suelo
  • Hermanas quintillizas se lo montan entre ellas
  • Sexy breastfeeding
  • Son tres clases de gripe un concepto la incubación del cocodrilo
  • Cucarachas e infertilidad
  • Heridas inexplicables gemelos
  • ¿Puede seguir una cámara a un cliente en el corte inglés?
  • ¿En qué año dejaron de usar chasis de madera en los carros?
  • Sonido de fantasma en walkie de niños
  • Cómo se parches un ADN defectuoso

Este tipo de búsquedas te daban la oportunidad perfecta para hilar chiste humillante tras chiste humillante, con la ventaja de que la víctima del mismo era totalmente anónima. Esto te ahorraba juicios a la larga, y no como ahora, que un chiste en Twitter puede llevarte a la cárcel.

Este tipo de entradas ya son historia, en gran parte debido al hábito de muchos usuarios de Google de encriptar sus resultados de búsqueda, lo que hace que tanto Analytics de Google como Jetpack de WordPress te hagan saber que han llegado a tu web mediante términos de búsqueda desconocidos.

Y debo reconocer, que siendo como es el principio de este proyecto, hay unas dudas que me corroen: ¿con qué puñeteras palabras nos han encontrado? ¿Qué enrevesados términos nos hacen posicionarnos tan arriba en el buscador de buscadores? ¿Por qué la página de la política de cookies tiene tantas visitas? ¿Quién es el señor que en vez de pulsar aceptar se lee los términos y condiciones?

Todas estas son preguntas sin respuesta, que algún día se perderán cómo lágrimas en la lluvia.

Aclaración: todos los ejemplos de búsquedas que ofrezco son reales y están sacados del blog de Somos múltiples, el único ejemplo que he conseguido encontrar entre miles de páginas de optimización SEO para buscadores.

Compartir
Artículo anteriorVivos y desnudos contra el VIH
Artículo siguienteLa maldición de la Feria de Abril
¡Hola! Me dedico a la fotografía, a la redacción de contenidos, a la traducción y al diseño gráfico y web en Sevilla.Se aceptan donaciones, ofertas de trabajo, cafés, retuits y ofertas de matrimonio.

Deja un comentario