No, no estoy orgulloso de ser gay. Quizás os sorprenda esta afirmación de parte del autor de perlas como No todos o El día del orgullo heterosexual, pero tras encontrarme con esta pregunta día tras día y semana tras semana he decidido dejar clara mi postura.

¿Estoy orgulloso de ser gay?

No, lo siento. Me encuentro plenamente incapaz de estar orgulloso de ser gay. Y reconozco que miraré con sospecha a cualquiera que afirme lo contrario.

Es imposible que yo esté orgulloso de ser gay. Igual que no estoy orgulloso de ser moreno, de tener los ojos castaños, de ser de estatura media o de ser español. Son simples accidentes de nacimiento, papeletas que me han tocado en la gran lotería cósmica.

No puedo sentirme orgulloso de algo en lo que no he tenido nada que ver, y me ofende que alguien afirme que estoy orgulloso de ser marica porque eso implica que pertenecer al colectivo LGBT es una elección, una decisión consciente.

Entonces, ¿qué haces en el Orgullo Gay enarbolando una bandera?

Porque hay una diferencia muy clara y muy marcada entre estar orgulloso de ser algo y ser algo con Orgullo.

Orgulloso de ser gay
El autor en el Orgullo del Sur 2016. Foto cortesía de Richard Torres de Dick & Joe

Cuando hablo de Orgullo, con mayúscula, me refiero a ir con la cabeza bien alta, sin ocultar qué y quién soy. Hablo de darme un beso en los labios con mi pareja en medio de un restaurante, aunque exista la posibilidad de que nos echen de malas maneras. Hablo de ir de la mano con una persona de mi mismo sexo por la calle, pese al peligro muy real de que una panda de neandertales nos dé una paliza. Hablo de pintarme las uñas sin importarme lo que puedan decir los demás. Hablo de enseñar las fotos de las vacaciones con mi (inexistente) novio a mis compañeros de trabajo igual que aguanto las suyas de bebés.

Hablo de ser lo que soy con Orgullo, con el pecho henchido, con valor y coraje. Hablo de no permitir que nadie me invisibilice, me esconda o me achante. Hablo de vivir mi vida como me apetezca y como me venga en gana. Hablo de ser Yo, hasta la última consecuencia.

A ver si sigues pensando que no tengo motivos para celebrar el Orgullo LGBT.

Foto de portada de Julie Missbutterflies

Deja un comentario