Indefenso entre los indefensos

0
123

Hay ciertas cosas que, desde mi privilegio como habitante adulto de este país, no consigo hacer que me entren en la cabeza.

Por ejemplo, que la rutina de tu día a día, tu vida de siempre —más o menos confortable, más o menos feliz, más o menos exitosa—, de repente se vea rota por una sirena y una lluvia de bombas que destrozan y arrasan todo a su paso.

Por ejemplo, que con suerte tengas que desplazarte con toda tu familia hacia el extranjero, donde tengas que suplicar por un lugar donde cobijarte como refugiado de guerra. Y digo con suerte, porque no todas las familias quedan incólumes, no todas las familias quedan a salvo de la barbarie.

Tampoco me entra en la cabeza que desde la cómoda Europa, desde la cada vez más racista Europa, se niegue la entrada a refugiados “por si se cuelan terroristas”. Da igual si son niños, adultos, hombres o mujeres. Da absolutamente igual.

Pero si hay algo que ya me haga explotar las neuronas, algo que me destroce y me reviente por dentro, algo que mate el poco atisbo de fe en la humanidad que me quedaba y se limpie las manos con mi ya sucia alma, es leer que un señor turco ha sido lo suficientemente hijo de la gran perra como para violar a una niña siria refugiada de nueve meses.

Una niña de nueve meses, un bebé, los seres más indefensos y más inocentes de nuestra especie. Una niña de nueve meses, refugiada y para algunos sin derechos porque su familia quisiera huir de una muerte casi segura, si no bajo las bombas, a causa del hambre.

El infrahumano ha sido detenido. La ministra Sayan Kaya afirma que el incidente ha creado indignación no sólo en su consciencia, sino también entre el público. Uno de los legisladores pide que vuelva la pena de muerte, porque según él no hay otro castigo posible para tal infraser.

Y por una vez, y por mucho que me joda, la condena a muerte sí me entra en la cabeza.

Compartir
Artículo anteriorLos nuevos jubilados de la obra
Artículo siguienteComparaciones odiosas
¡Hola! Me dedico a la fotografía, a la redacción de contenidos, a la traducción y al diseño gráfico y web en Sevilla.Se aceptan donaciones, ofertas de trabajo, cafés, retuits y ofertas de matrimonio.

Deja un comentario