La heterofobia, un problema preocupante

La homofobia y la heterofobia, dos problemas que muy obviamente están a la par en nuestra sociedad actual.

0
393

No falla. Semana tras semana, día tras día, hora tras hora, ocurren sucesos tránsfobos, homófobos y lesbófobos aquí en nuestra querida España y en todas partes del mundo.

Pareciera ser como si a cada minuto que miro la pantalla del ordenador, aparece una nueva víctima cuyo único delito fue ser diferente, sentir diferente, pensar diferente. Se derrama sangre de maricas, bolleras y de todo el colectivo al que pertenezco con orgullo como si fuera agua sucia, y aun así, tenéis los genitales de hablarnos de heterofobia.

Aún con todas estas muertes inútiles, todas estas lágrimas sin sentido, todos estos cuerpos rotos y estas vidas segadas sin ningún tipo de lástima, tenéis el increíble valor de hablarnos de heterofobia.

Sin embargo, hoy me veo obligada a daros la razón. La heterofobia no es algo inventado, como nosotres creíamos; es un problema real, preocupante y acuciante de nuestra sociedad que tenemos que esforzarnos en erradicar a fin de lograr un mundo más justo.

En las ciencias sociales, el término heterofobia es utilizado para definir el miedo hacia lo distinto, la definición proviene de los términos hetero (distinto) y fobia (miedo). Desde un punto de vista sociocultural se asemeja más a conceptos como racismo, etnocentrismo y xenofobia, es decir es el rechazo, exclusión o discriminación a cualquier grupo social minoritario.

Sí, amigos homófobos. La heterofobia es el odio a lo distinto, a lo extraño, a aquello con lo que no nos identificamos como grupo. El odio al que es diferente, al que siente diferente. Ese mismo odio por el que morimos tantes y tantes de nosotres.

Quién iba a decir que la heterofobia y la homofobia iban a tener tanto en común, ¿verdad? ¡Se puede disfrutar de ambas por el precio de una!

Deja un comentario