Hoy he visto en Twitter como el amigo Javier Pérez de Álbeniz, criticaba —y no sin razón— al diario deportivo As por la aparentemente contradictoria contraportada del día.

En esta contraportada nos vemos una columna de opinión titulada “Hay que alejar del deporte a los intolerantes, homófobos y machistas” justo al lado de la foto de una chica con poca ropa que recuerda a La Chica del Viernes de El Jueves.

Esta contraportada ha armado mucho revuelo, de forma lógica. Pero yo diría que esto es más fruto de la casualidad y la impotencia del departamento de maquetación que otra cosa. Yo trabajé en un periódico hace años, en la sección de maquetación y diseño publicitario, y soy consciente de las limitaciones de la prensa escrita como medio.

Hay una maqueta, no más.

Los periódicos tienen algo muy especial con respecto a otras publicaciones: su lanzamiento es diario. Esto implica la necesidad de optimizar el trabajo al máximo y facilitar la creación de la maqueta final para que a las doce de la noche todo el equipo pueda irse a casita a descansar, que también se merecen dormir.

Cuando se habla de una maqueta no sólo se habla de rejillas, bloques publicitarios y textos: también hablamos de secciones y páginas. Y da la casualidad de que en el periódico del que estamos hablando siempre, en la contraportada siempre hay una columna de opinión junto a la foto de la tía buenorra del día.

¿Que casualmente la columna de opinión sobre el machismo ha caído en la contraportada, junto a la foto? Quizás sea porque no hay otro espacio para columnas de opinión en todo el periódico (no sé, nunca lo he leído). Quizás sea por la necesidad de viralizar un poquito (que hablen mal, pero que hablen). Pero creo que todo tiene que ver más con las limitaciones de un medio que tiene que publicar de forma diaria, eficiente y rápida.

Ay, todavía recuerdo la velocidad a la que diseñábamos las esquelas en el Diario de Sevilla. Qué cosa, aquella.

Pero por otro lado…

Vivimos en un mundo donde el soft-porn está a la orden del día. En cualquier lado donde miremos nos encontramos anuncios donde hay chicas –y algún chico ocasional— con poca ropa. Con sólo buscar un poco en Twitter o en Google nos encontramos con personas desnudas con las que alegrarnos la vista (mención especial a Flanny y su chulazo del día). ¿Qué necesidad hay de publicar algo sólo definible como porno suave en un puñetero periódico deportivo? ¿Qué dice eso del periódico? Es más, ¿qué dice de la audiencia del periódico? ¿Qué dicen los lectores cuando se encuentran la última página? ¿Unga unga?

Si algún hombre hetero nos lee a nosotras y al As a la misma vez (jaja), nos gustaría que nos dijeses qué piensas cuando te encuentras a la chica de la contraportada. Ahí tienes los comentarios, para dejar tus ideas.

Deja un comentario