Dicen por las redes que los juegos preliminares al sexo, los jueguecitos esos que todos hemos hecho alguna vez para calentar el tema antes de echar el polvo, no existen. Y los que dicen eso no tienen ni idea. Pero ni idea, vaya.

Según creo —siempre basándome en evidencias empíricas largamente probadas— que unos juegos bien elegidos y jugados expertamente antes de ir a mayores son prácticamente esenciales para una relación sexual satisfactoria.

Dicho esto, aquí os dejo con mis juegos preliminares favoritos de todos los tiempos.

5
Hala, tu culo en su cara.

Twister

No sé a qué mente preclara se le ocurrió enfocar la publicidad de este juego de roces y sobeteos no-intencionados hacia un target pre-adolescente, pero creo que algo hay muy claro: si tenéis más de dieciocho años y este juego no degenera en una orgía entre todos los participantes, no estáis jugando bien.

4
A ver qué me tengo que quitar ahora…

Strip-Poker

El póker, un clásico entre los clásicos. ¿Para qué apostar dinero pudiendo apostar prendas de ropa? ¿Para qué quedarte en la ruina cuando puedes quedarte en bragas? ¿Para qué arriesgarte a que te partan las piernas por las deudas de juego cuando te pueden partir otra cosa?

3
Nada más erótico que una persona con tierras y propiedades inmobiliarias, ¿eh?

Monopoly

Entre amigos, el Monopoly siempre acaba en broncas, rivalidades y odios eternos. Vale, quizás exagero. Sin embargo, entre parejas bien avenidas puede acabar en un polvo de reconciliación de los que hacen historia. ¡Ojo, si te dice que no es que no! ¡No fuerces! Y hablando de desnudos sin venir a cuento, ¿sabías que había un Monopoly de Juego de Tronos?

2
Aquí testifico solemnemente que he visto a personas civilizadas darse mordiscos por ganar este juego. Mordiscos.

Jungle Speed

Para los que no conozcáis este juego tan simpático conocido como Jungle Speed, se trata de pelearse por agarrar un objeto de madera de clara forma fálica antes que el contrincante. Pelearse por agarrar un falo de madera. Obviamente, esto nos retrotrae a los antiguos festivales de fertilidad o algo similar. No te aseguro que funcione con chicas, pero si sois un grupo de hombres no-heterosexuales acaba en trenecito seguro. O quizás no. No soy adivina.

1
Voy a por los jugadores de Magic: The Gathering porque nunca tuve el suficiente dinero como para montarme un mazo, ¿vale? ¡No me juzguéis!

Magic: the gathering

Luego de la chorrada falocéntrica que solté en el juego anterior —lo siento, me estoy quedando sin ideas para el post— ya bien podría decir que MtG es el perfecto preliminar para cualquier polvo bien echado. El único inconveniente es que las partidas son excesivamente largas: se cuentan casos de chavales que empezaron a jugar a los trece años y siguen jugando a los treinta y dos sin siquiera haber llegado a dar el primer beso.

Ahora en serio

Para la persona que no se haya dado cuenta, este era un artículo de coña (y un poquito clickbaity). Los juegos preliminares, tal y como los conocemos tradicionalmente, no deberían ser considerados preliminares, porque eso implica que todo lo que hacemos va encaminado a lograr la penetración y no tiene por qué ser así. No todo es meterla, amigues con pene.

Y volviendo a los juegos sexuales…

¿Tenéis algún juego que yo no conozca? ¿Algo que se pudiera usar, por ejemplo, en lugar de Magic: The Gathering? Y no, lamentablemente no vale con añadirle la palabra “strip” a un juego de mesa cualquiera. No queda tan bien como podríais pensar (y lo dice una que echó una partida al Strip Scrabble).

Foto de portada de Winter Recluse Imagery

Deja un comentario