amigos

Al final, sí era mi amigo

Si alguna vez has gritado «no somos amigos, nos comemos la polla«, esta entrada está dedicada a ti. Con cariño, con respeto y con empatía.

Si rebusco en los lugares más recónditos de mi memoria, a mi mente acude una conversación con mi señora madre.

En aquella ocasión le pregunté a la buena mujer sobre uno de los múltiples hijos de mi madrina —sí, estoy bautizado, por desgracia— y me respondió que el muchacho se había independizado e ido a vivir con un amigo.

Yo era un mocosillo adolescente en unos tiempos menos abiertos y todavía no había salido del armario ni para mí mismo, por lo que no conseguí ver el significado real de ese amigo.

Años más tarde, ya viviendo mi bisexualidad de forma abierta y habiendo ya presentado una pareja estable a mis padres, vi que a ese novio lo seguían llamando amigo, y en ese momento entendí bastantes cosas.

A todos nos ha pasado, ¿no es así? No es casualidad que uno de los eslóganes más socorridos en cualquier Marcha del Orgullo sea el “no somos amigas, nos comemos el coño” o su equivalente masculino.

Y sin embargo, nuestras madres tenían algo de razón. Hoy, a raíz de un comentario de esta noticia en Facebook me entero de que una de las definiciones de la palabra amigo según la Real Academia Española el Diccionario General Vox de la Lengua Española es la siguiente:

nombre masculino y femenino. Persona que mantiene relaciones amorosas y sexuales con otra sin estar casada ni convivir con ella.

Esto lo cambia todo. Yo no sé vosotros, pero a partir de ahora seré incapaz de escuchar un “es muy amigo de sus amigos” sin imaginarme fiestas orgiásticas rezumantes de sudor y otros fluidos corporales. Miraré con cara rara a todo aquel que me diga que el perro es el mejor amigo del hombre. Nunca más me referiré a mis seres queridos como amigues, no sea que alguien vaya a pensar que me los estoy follando.

Y creo que, a partir de ahora, me lo pensaré mucho antes de aceptar una solicitud de amistad en Facebook.

Fe de erratas: el diccionario de donde saqué la información no era el de la RAE, tal y como me han hecho saber desde su cuenta de Twitter. Es el Diccionario General Vox de la Lengua Española, presente en OS/X

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad